lunes, 27 de febrero de 2012

200 AÑOS DEL PRIMER IZAMIENTO DEL PABELLÓN NACIONAL


"Aquí está la bandera idolatrada,
la enseña que Belgrano nos legó,
cuando triste la Patria esclavizada
con valor sus vínculos rompió

El día 27 de febrero de 1812 el General Manuel Belgrano hace enarbolar por primera vez la bandera argentina. Al inaugurar dos baterías de artillería cerca de Rosario, Provincia de Santa Fe, construidas para bloquear la navegación por el Río Paraná a la flota española con base en Montevideo, hace enarbolar una bandera “celeste y blanca, conforme a los colores de la escarapela nacional” (que provenían de los colores Borbónicos de la casa de Fernando VII) y jurarla por las fuerzas allí presentes.

La primera vez que la bandera se izó en Buenos Aires fue el 23 de agosto de 1812, en la torre de la iglesia de San Nicolás de Bari, donde hoy se encuentra el Obelisco.
La Asamblea de 1813 promovió en secreto su uso, pero no produjo normas escritas al respecto. El Gobierno no deseaba insistir en ese momento con símbolos independentistas.

Tras la declaración de independencia el 9 de julio de 1816, la bandera azul celeste y blanca fue adoptada como símbolo por el Congreso el 20 de julio de 1816; el Congreso le agregó el sol el 25 de febrero de 1818.

El 8 de junio de 1938, con aprobación del Congreso, el entonces Presidente de la Nación, Roberto M. Ortiz, promulgó la ley 12361. Esta dispone que el 20 de junio es el Día de la Bandera y lo declara feriado nacional, como homenaje a Manuel Belgrano (Fallecido el 20 de junio de 1820).

La Bandera Argentina está compuesta por tres franjas horizontales de igual tamaño, la superior y la inferior de color azul celeste, y la central blanca; en el centro, un sol amarillo oro.
Las medidas de la Bandera Oficial son 1,40 m de largo por 0,90 m de alto (Es decir, una proporción 9/14).

Los argentinos llamamos simplemente celeste al tono claro de azul de nuestra bandera (en inglés, el adjetivo cerulean significa lo mismo, “color del cielo”). De modo que celeste y blanca es más frecuente que azul y blanca al referirnos a la bandera. Más allá de esta definición, se ha debatido desde siempre cuál sería el tono exacto de este celeste o azul claro.

Sobre las barrancas del Paraná, el pueblo rosarino se aglomeró para contemplar la formación de la división de las tropas porteñas y fue privilegiado espectador del momento en que el General Manuel Belgrano recorría la línea a caballo, saludaba con su espada, se detuvo y exclamó “Soldados de la patria: aquí hemos tenido la gloria de vestir la escarapela; allí – señalando la batería Independencia – nuestras armas aumentarán sus glorias; juremos vencer a nuestros enemigos, y la América del Sur será el templo de la independencia y de la libertad.”Los soldados contestaron con un prolongado ¡viva! y dirigiéndose a un oficial que estaba a la cabeza de un piquete, le dijo: “Señor Capitán y tropa destinada por primera vez a la Batería Independencia, posesionaos de ella y cumplid el juramento que acabáis de hacer”. Eran las seis y media de la tarde. Con una salva, ambas baterías saludaron el ascenso de la bandera azul y blanca, reflejo del cielo de la patria.


Recordemos Siempre nuestro Juramento a la Patria, de seguir constantemente su Bandera y defenderla hasta perder la vida.

Ejercito Nacional.

Dibujo de Héctor Ruben Arenales Solís


http://www.fotolog.com/ejercitonacional